miércoles, 10 de diciembre de 2014

Kaláshnikov renueva su imagen de marca

El otro día por casualidad llegué a está página web donde leía un infame artículo a cerca de la renovación de marca de la, ahora empresa, Kalashnikov group. En el articulo se habla del terror que ha causado este arma, pero la verdad, es que todas las armas causan el mismo daño, no importa que fueran fabricadas por el Tercer Reich, por la URSS, por Estados Unidos o la santiguas colonias Europeas. Y si no fuera por él, no hablaría hoy de la renovación de marca de una marca, quelo lleva siendo mucho tiempo sin saberlo. Mijaíl Kaláshnikov se alistó en el ejercito rojo a las puertas de la Segunda Guerra mundial, donde fue herido en Leningrado en 1941. En el hospital, y con el ejercito nazi adentrandose en Rusia, comenzó a prototipar su arma AK-47, basado en los problemas que tenía el ejercito rojo con sus viejos fusiles. Aunque no fue asta 1944 cuando la terminó, el ejercito ya comenzó a probarla y finalmente la terminaría en 1947. el arma fue muy conocida en décadas posteriores porque no se fabricó en mucho tiempo un arma mejor, ya que era capaz de funcionar en condiciones extremas, pocas veces se atascaba y su único defecto era un sonido característico que ayudo a mitificar este arma en el proceso descolonizados de los años 60.
En la nueva rusia post-soviética, un valor así es un valor de mercado importante, ya que es un valor de marca mitificado. Así lo han entendido los nuevos mandatarios y así actuan. La renovación o creación de una imagen además ha sido bastante brillante, ya que resulta sencilla, pero a su vez muy visual. La marca ha sido dividida en varias partes, pero el echo de vincularla es un acierto. Para mas detalles os remito a este otro artículo mucho más interesante. Y os dejo con la imágenes y un curioso vídeo a cerca de este arma. Como conclusión final, podemos decir que la nueva rusia está mercantilizando los mejores productos que realizó en época soviética. ¿Quien critica ahora semejante acierto capitalista?


Publicar un comentario en la entrada